Seguimos los sueños, nos siguen a nosotros o nos pasan por encima?

Revisando el blog de mi estimada Lirrakbar pasaron un par de ideas por mi cabeza sobre aquello que normalmente llamamos sueños, yo soy un soñador empedernido, pero a la vez soy un hombre que se guía por muchos pragmatismos, quizá suene un tanto incoherente, pero es la forma que encontré para balancearme. Conozco montones de personas que tienen sueños, pero son pocos los que los alcanzan, no por tener una visión pesimista de la vida y las oportunidades, simplemente por mantenerse estáticos, por no dar un paso adelante que los acerque un poco más a su objetivo. Me recuerdan mucho a un chiste en el cual un tipo quería ganarse la lotería y le pedí a Dios todos los días que lo ayudara, que le hiciera ganar el premio mayor, mucho tiempo después al no ganarse nada eleva un grito al cielo exigiendo una explicación, porquéeeee.... a lo que Dios respondió, te ayudaría si al menos compraras el boleto :S No es un gran chiste, pero tiene mucho de cierto, algunas personas creen que las cosas caerán del cielo de alguna forma misteriosa y mágica, hay veces en las que nos caen muchas cosas del cielo, pero no sólo hay que saber aprovecharlas, sino saber ganárselas, pelear para que lo que se nos ha dado sea válido y duradero. No sólo basta el talento, el gusto y las ganas... Se necesita sacrificio, entrega y trabajo. En un mundo donde los colores alegres se mezclan con los obscuros, al final tenemos un libro colorido al que llamamos vida, mejor es vivir y morir peleando por nuestros sueños que tan sólo morir pensando en cómo pudieron haber sido nuestros sueños si los hubiesemos alcanzado a tocar. Para quienes tengan ilusiones, pero no sepan llegar... ¡Stop complaining, Get Going! Aunque lo primero que veamos al final del camino no se parezca ni en lo más mínimo a lo que buscamos, podemos convertirlo en el primer paso para llegar, todo es cuestión de comenzar.