Regeneración Urbana y Degeneración Social

Desde el año 2000 tenemos lo que se ha denominado la "Regeneración Urbana de la Ciudad de Guayaquil", se recuperó espacios que antes eran intransitables, se obtuvo nuevos espacios turísticos y se potenció los existentes. Es loable la tarea, no digo que sea perfecta (después de todo sigue siendo hecha por humanos), pero se ha intentado mantener un buen nivel y dotar de nuevos espacios. Algo que recordé hace poco justamente al pasar frente a la Universidad Estatal de Guayaquil es que cuando aún estaba en el colegio y pasaba por ese mismo lugar, en vez de ver los bonitos árboles y decoraciones que hay ahora veía niños pobres que a plena luz del día estaban drogados, pegados a una lata de cemento de contacto. La imagen actual es totalmente diferente, vemos parejas paseando por el lugar, te puedes inclusive recostar en alguna de las bancas a contemplar el Estero Salado. Fue entonces que llegó una duda a mi cabeza, me dije a mi mismo... a ver, si antes aquí había muchos niños de la calle y ahora no se ve ninguno, eso quiere decir que los sacaron, que estarán mejor, que ya no necesitan estar drogados ni tratando de conseguir un par de monedas para comer o peor aún para seguir drogándose. Sería un iluso si pensara eso realmente, avancé un poco en el tiempo y recordé que unos días atrás me encontré con uno de mis mejores amigos del colegio(Alfredo) y mientras conversabamos para ponernos al día aparecieron a su alrededor un par de personajes, unos pequeños niños que vendían flores y comenzaron a molestarlo y hacerle bromas. Llevado por la curiosidad le pregunté la razón por la cual ellos tenían tanta confianza con él, y me comentó que los conoció hace un buen tiempo mientras participaba en las exposiciones de autos tunning (mi pana es medio enfermo con esas cosas :P ) y se terminaron llevando bien entre bromas y comentarios, en ese momento Diana me hizo otro comentario casi al oído: "Yo conozco a uno de esos niños, lleva en la calle desde hace unos 5 o 6 años". Yo no puedo decir que soy de los que ha dedicado su vida entera a obras sociales y apoyo a los necesitados, pero sí he tratado de poner mi granito de arena, en ese momento sólo pude pensar que ese niño no sabe cual será su futuro y no puede esperar mucho al ritmo que va, quien sabe cuanto sufrimiento ha pasado desde que nació, aún así mantenía la sonrisa y las ganas de jugar. Días después conversaba del tema con mi papá y me comentó que había hablado en la calle con un tipo que vendía agua de coco en un carrito y le contaba sobre cómo se le había dificultado el trabajo pues antes vendía en el centro de la ciudad y tenía sus ingresos, ahora que por "arreglar" la ciudad lo habían sacado del centro pues no tiene el suficiente dinero para montar un negocio con las especificaciones técnicas del municipio no le quedó otra más que vender en los barrios al sur y suroeste de la ciudad, sobreviviendo con lo que se pueda. Siguiendo con los recuerdos pensé en el año pasado, invitados por una amiga fuimos un grupo de amigos a pasar navidad en un poblado muy cercano a la ciudad, pero a la vez muy lejos, cerca pues casi todos los que viven ahí trabajan en Guayaquil, pero lejos porque ni siquiera tienen electricidad (y apenas están a las afueras de la ciudad). Allí nos encargamos de "apadrinar" a los niños del poblado, conversando con ellos, compartiendo, pasando el día, al final les dimos un par de regalos y nos fuimos, al menos alegramos un poco sus días, pero al terminar, nuevamente quedaban envueltos en sus necesidades. En este punto necesito parar, se me hace imposible continuar sin desanimarme, pensando en lo que existe pero pocas personas ven, o peor aún, lo que ven pero no les importa, se sienten seguros mientras no los toque a ellos. Yo no digo que la regeneración urbana esté mal o que no deba ser hecha, lo único que creo es que no se debe dejar de lado la regeneración social, no debemos mirar por encima de nuestros hombros, quizá digamos que nuestra situación económica o social está mal, pero siempre hay alguien más que necesita de tu ayuda. La solución tampoco es quejarse y decir que son los políticos quienes no han hecho nada para mejorar las cosas, creo que lo importante es preguntarte a tí mismo, qué es lo que has hecho para mejorar las cosas, si algo no te gusta de tu ciudad, no te vayas, no la olvides, haz algo para que sea mejor, no sólo para ti, sino para quienes vendrán después de ti.