Roberto Gabriel, el bebé volador...

Abres tus alas y tu sonrisa te lleva más alto de lo imaginado, un soñador empedernido que quiere cambiar el mundo con una flor, tus ojos de ámbar pulido hacen que quien te vea suspire al pasar, mira al menos una vez al padre que quiso ser y no será. En tu vuelo fugaz no nos dejes atrás, vuela alto sin olvidar que somos nosotros los que nunca te conocimos quienes te extrañaremos, sonríe una vez más y muéstrale al universo que nada te va a cambiar, dale un beso de despedida a la madre que lo soñó y lo olvidó. Respira profundo, el viaje es largo y no va a parar, tu alegría indómita nos recuerda que al caer hay que levantarse, toma mi mano y permíteme llegar allá hasta dónde estás, abraza la música que llevas en la sangre, no olvides a los tíos que te amaron. Continúa tu travesía, queda poco por recorrer, te alejas flotando en la distancia y te veo desvanecer, tus palabras que nunca escuché se volverán un silbido en el viento, quiero abrazarte para no dejarte ir, pero es muy tarde, desapareciste antes de existir. Descansa ya, que el arrullo del viento con su vaivén te acoja en la cuna de nubes de quien te recibe y canta para hacerte dormir... -------------------------------------------------- Para que no se hagan ideas erradas, esto no es real, es tan sólo una historia ficticia que salió de mi imaginación formando parte de la nube de ideas que forman mis pensamientos...

Etiquetas: , ,