¿Mami, que será lo que quiere el negro?

¿Llegar a la casa blanca? Na' ese fue Obama y de paso ya lo consiguió, así que se acabó el misterio... :P En este caso el negro es otro, bueno... Realmente no es tan negro, pero así me han dicho algunas veces por cariño, no me molesta, después de todo sí tengo raíces negras, bueno y un revoltijo de raíces adicionales. ¿Porqué el título del post? Para los lectores ocasionales que algún rato se dan una vuelta por acá ya les debe sonar a cuento repetido, pero es la verdad, hace mucho que no me sentía así de desprotegido o abrumado, desde que era casi un niño. Siempre fui bastante retraído y soñador, me las pasaba más en mis fantasías que en la realidad, hasta que me obligaron a aterrizar, me di cuenta que mientras más soñaba más dura era la caída si fallaba y comencé a odiar el fallar, el ilusionarme con sueños y demás. Así que aproveché la única arma que tenía para defenderme, mi capacidad de análisis y organización (no, no me refiero a orden en mi habitación) y me "blindé". Me encargué de analizar todo, cómo funcionaba cada cosa, cada persona, si se puede decir hasta intentar jugar con las mentes de algunos. Resultó bastante bien, pasé poco menos de 20 años casi completamente a salvo de desilusiones y problemas. Aunque a los 16 replanteé un poco la idea cuando casi dejo de estar en este pinche mundillo. A final de cuentas, me hicieron pensar en que podía volver a soñar, en bajar la protección y dejar de tratar de tener siempre el control, pero de repente algo inesperado hizo que volviera a sentir como si era un niño de nuevo, indefenso y sin "salvaguardas", otra vez pensé que volvía a cometer los mismos errores básicos, a bajar la guardia. Ahora una vez más si me preguntan por mi futuro, si voy a cambiar algo o qué planes en específico tengo, hay una gran laguna. Todo porque cuando volví a abrir las alas me tocó replegarlas para evitar un golpe más fuerte. Ya hay quienes me han dado un par de golpes para que supere el estado de estupidez y creo que es lo correcto, pero hace tanto que no lo hacía que está costando más de lo normal. Así que mi nueva gran tarea es descubrir, qué es lo que quiere el negro... de sí mismo, de su futuro y del mundo... Se puede decir que siempre he tenido un "plan de vida" o al menos una línea bosquejada de lo que quiero llegar a hacer y cómo hacerlo, esta vez tengo sólo un papel en blanco y sin saber qué dibujar allí. En fin, nunca he sido partidario de exponer detalles tan particulares de mi vida en mi blog, pero simplemente necesitaba desahogarme un poco... Por cierto, ya tengo mi nuevo instrumento musical y ya comencé a sacar mis primeras escalas, definitivamente la música siempre calma a las bestias, en lugar de gritar es mejor dejar que el instrumento se convierta en nuestra voz... PD: Para los que no lo saben, el de la imagen es Memín Pingüín, personaje principal de un cómic mexicano muuuy antigüo, cómo llegué a leerlo, realmente ya ni recuerdo, pero eran historias muy fuertes para haberlas leído de tan chico :S

Etiquetas: ,