¿Ejercicio extremo o extrema locura?

Una noticia que generó múltiples reacciones en las redes sociales en los últimos días fue la muerte de Cinthya Nivelo durante una competencia en Guayaquil conocida como "War Race", debo confesar que estuve tentado a inscribirme en esa carrera, inclusive un familiar me lanzó la idea porque sabía que antes yo ya había participado en carreras de obstáculos y me dijo que la acompañe bajo la excusa de que ella quería participar y yo "ya tenía experiencia", además de que la habían animado en el gimnasio para que asistiera.

Hubo algunas cosas que me detuvieron, pero un punto en especial me puso a pensar; debido a mi trabajo estoy obligado a leer constantemente contratos, cláusulas, informes y reportes. O en términos sencillos, a leer la letra pequeñita, por ello me acostumbré a tener paciencia para revisar con calma y de pies a cabeza cada papel que me entregan, en el caso de las cláusulas de participación en la carrera no había nada que me hiciera sentir seguro, si lo comparaba con los términos de otras carreras similares la diferencia era abismal, una de las competencias más famosas de este estilo es la "Though Mudder" en E.E.U.U. y a pesar de ser una carrera muchísimo más demandante hacen énfasis en 5 puntos muy importantes (versión original en inglés):


En términos sencillos no importa el nivel de "fitness", sino las ganas de superar tus miedos y limitaciones, divertirte, compartir con tus amigos/equipo y sobretodo ayudar a los demás.  Lo cual no implica que si en algún momento decides no querer avanzar te debas sentir mal por ello, se busca poner un reto físico, pero sin olvidar la parte humana.

Mientras que en la página del evento (que por cierto ya no existe más que en el caché de Google) ponían esta frase:
"Con WAR RACE tú eres el protagonista y queremos que en los desafíos salga ese guerrero que tienes adentro y encuentre su momento de gloria, aunque se tenga que morir en el intento!!"

Esa última frase tomó mucha importancia luego de lo sucedido, y es que el problema no sale de las carreras de obstáculos, ni de los riesgos, sino de dos factores trascendentales, una es la mala organización, y otra es el fanatismo que se ha impregnado en la ciudad bajo la idea de ser "más fuertes" o "mejores".

En mi vida tuve el mejor ejemplo de que hacer ejercicios para mantenerse en forma es parte integral de nuestra salud, fue el ejemplo que me dio mi padre, aunque cuando era niño no entendía porqué mi papá se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para hacer ejercicios, bañarse y poder estar listo a tiempo para llevarnos al colegio, él hasta el día de hoy mantiene su rutina y la actividad física.  Hace casi un año terminé de recordar el porqué  de su importancia, mi papá tuvo que pasar por una operación y el médico que lo trataba se sorprendió porque dijo que para ser una persona de 63 años, no tenía ni una sola de las dolencias habituales de sus pacientes y tenía mejor estado físico que muchos de 50, eso hizo que la recuperación de su operación fuera sencilla y satisfactoria.  Esa es una buena razón para decidir estar en forma y dedicar una parte de tu día a hacer ejercicios.

En las redes sociales muchos comenzaron a arremeter contra los gimnasios de Crossfit, echándoles la culpa y diciendo que era la razón por la que había sucedido esta desgracia, realmente el problema no son los "boxes" (término que utilizan para referirse a los gimnasios de Crossfit), sino la falta de preparación de algunos entrenadores y el casi culto que se genera en base a esta práctica deportiva.

Personalmente tomé la decisión de preocuparme por mi estado físico desde los 22 años (de eso ya han pasado 10 años) y a pesar de que antes con suerte si realizaba alguna actividad física, luego de comenzar se convirtió en parte de mi vida y puedo decir que no me he detenido desde entonces, he estado en gimnasios tradicionales, he entrenado por mi cuenta, soy un ciclista urbano casi de tiempo completo, he practicado desde yoga hasta judo y kempo, pasando por entrenadores especializados hasta por empíricos, algunos muy buenos, otros que dejaban mucho que desear, siempre terminaba variando o buscando algo diferente porque la rutina y la repetición constante nunca ha sido mi amiga.

El mismo problema de la rutina y la repetición es lo que hace que muchos tiren la toalla y al final se den por vencidos diciendo la conocida frase "esto del ejercicio no es para mi".  Aquí es donde los gimnasios de Crossfit encontraron su nicho, en términos sencillos (para quienes no conocen o les interesa el concepto),  no se trata de una disciplina, sino de una combinación de múltiples disciplinas manejadas como un sistema de entrenamiento.  El concepto es genial, pero si me preguntan a mi es como el comunismo, si lo analizan con la mente fría el comunismo es el sistema de organización y gobierno más cercano a la definición de cristianismo, de ayudar a todos y que todo sea repartido por igual, sin embargo sabemos que eso nunca ha pasado realmente con el comunismo, ni pasará, por una razón simple, siempre hay intereses humanos de por medio.

En el caso del Crossfit he llegado a conocer personas que lo practican y han obtenido excelentes resultados, han mejorado su estado físico, anímico e inclusive su proyección personal, por una simple razón, si te sientes bien y te ves bien, todo el mundo lo va a notar y vas a proyectar la imagen de un ganador.  Pero de la misma manera me he encontrado con múltiples casos de personas que han terminado fuertemente lesionadas, e inclusive hospitalizadas por realizar este tipo de entrenamientos.

Entonces. ¿Está mal hacerlo? La respuesta sencilla es no, no está mal, lo que está mal es no evaluar apropiadamente el lugar donde lo voy a practicar y quienes están a cargo de mi entrenamiento.  Como comentaba un poco antes, en los gimnasios tradicionales siempre ha habido todo tipo de instructores, pero sin mayor impacto, en el caso de que fuera una persona que aprendió los ejercicios porque los repitió un millar de veces y ya se considera un experto lo máximo que he visto pasar es que ahuyente a los clientes y no regresen más.

En el caso de los entrenamientos "extremos" se mezcla ejercicios y prácticas que potencia como los atletas olímpicos (powerlifting), ejercicios pliométricos (entrenamiento por explosiones), límites de tiempo y una constante competencia entre los participantes.  Normalmente estoy a favor de la competencia, siempre es una buena forma de motivarse y querer mejorar, pero si se pierde el control puede llevarnos a cometer errores graves.

Para no extenderme mucho me enfocaré en un ejemplo específico, parte de los ejercicios de potencia incluye los conocidos "Power Cleans" o "Clean and Jerk", más conocidos en tierras hispanas como "Levantamiento a dos tiempos", como ejercicio implica involucrar múltiples grupos musculares, requiere de fuerza en la espalda baja, brazos, abdomen, hombros y piernas, es prácticamente un entrenamiento de cuerpo entero con una sola rutina, pero si es mal realizado puede generar lesiones de la misma forma en múltiples partes del cuerpo y no lesiones simples, muchas de ellas pueden ser permanentes.  Si a esta fórmula le agregamos un entrenador "empírico" que probablemente sepa ejecutar el movimiento, pero no tenga idea de la mecánica del movimiento desde fuera o cómo debe explicarlo para evitar lesiones, se convierte en la fórmula perfecta para el desastre.

El otro punto específico y un error común es el sobre-entrenamiento, de forma general todos al entrar a cualquier tipo de gimnasio quieren una fórmula mágica, quieren verse esbeltos y fornidos en cuestión de semanas y si alguien te asegura que lo vas a lograr siguiendo instrucciones lo más probable es que lo crean con los ojos cerrados.  Un síndrome que se puede desarrollar al cometer el error de no conocer y controlar los límites de entrenamiento de nuestro cuerpo es el de la rabdiomeliosis, este se genera por la destrucción de la fibra muscular de tal forma que parte esa fibra literalmente desgarrada entra al flujo sanguíneo y tapona parte de nuestro sistema circulatorio, pudiendo llegar hasta la falla de los riñones y en casos extremos a la muerte.

Puede sonar alarmista, pero personas que han sido literalmente unos sacos de papas durante casi toda su  vida no se pueden convertir en atletas de élite en apenas un par de semanas y llevarlos al extremo del cansancio en lugar de lograr que mejoren su estilo de vida puede lograr que lo arruinen, la mejora debe ser gradual y controlada.  El error y el problema aquí es que se confunde "salir de tu zona de confort" simplemente porque ya no se siente bien o ya no quieres seguir, a seguir forzando a tu cuerpo a que rinda más de lo que puede física y genéticamente.

Finalmente el punto más importante y hasta cierto punto asociado con el anterior, asumir que el lastimarte, sufrir lesiones y seguir hasta no poder más es parte del proceso, he visto como una alumna suma cum laude de una de las universidades donde he sido profesor celebraba el tener ampollas y haberse lastimado mientras realizaba barras, porque es una "guerrera", otros que han pasado sin poder caminar y hasta hospitalizados porque tuvieron desgarres musculares e inclusive con luxaciones y sin embargo volvieron al mismo lugar luego de recuperarse tan sólo para volver a lesionarse al cabo de poco tiempo.

Todo esto bajo la premisa de que "es lo mejor que hay", o inclusive los he escuchado burlarse de los demás porque son débiles o que cualquier otra práctica deportiva es una basura comparada con lo que ellos hacen, se la pasan repitiendo constantemente lo fuertes que son o lo fuertes que quieren ser, lo cual me sorprende como puede salir todo eso inclusive de personas que han tenido un nivel de educación superior (tomando en cuenta también que ninguno de estos gimnasios es económico, por lo cual se habla también de un nivel de socio-económico específico).  Si me preguntan a mi lo único que les falta es tener una esvástica pintada en el pecho y gritar ¡Heil Hitler!.

Vale la pena recalcar que quizá la generalización le moleste a más de uno, sé que no debería ser así, que no todas las personas piensan de la misma forma, pero lamentablemente es la imagen que se ha vuelto generalizada.

En resumen, el deporte nunca podrá ser considerado como algo malo, ¿El Crossfit es el malo? Mucho menos, lo que hay es malos instructores y personas interesadas en mantener un negocio lucrativo manejándolo como si fuera una religión.

¿Si yo lo practicaría?  No, por una simple razón, estoy a gusto con lo que hago, me divierto, comparto con amigos y me mantengo en forma sin necesidad de realizar ejercicios de forma grupal de manera regular.  ¿Funciona? Claro que funciona, cualquier actividad física bien realizada de manera constante va a generar cambios a nivel físico.  ¿Lo recomendaría? Diría que si te interesa te informes bien, conozcas diferentes lugares y los pruebes (normalmente te dan al menos 1 clase gratis), de los boxes que he conocido (sólo en la zona donde vivo hay 5 lugares en menos de 10 cuadras a la redonda), sólo uno de ellos sé que cuenta con personal que está capacitado, que tuvo preparación desde la parte física hasta la parte motivacional y lo más importante, se preocupa por el bienestar de las personas que participan en sus entrenamientos.

No hay porqué convertir en un problema algo que debe ser diversión, relax y endorfinas.  No importa si te dedicas a jugar fútbol dos veces por semana o eres de los que no se salta ni un sólo día de gimnasio, lo importante es que hagas lo que te motive, te haga sentir bien y que no atente contra tu salud, sino que te ayude, conoce tu cuerpo, aprende a determinar cuales son tus límites.

En el caso específico del incidente que se llevó la vida de una joven de 25 años, se malinterpretó un reto con la "supervivencia del más fuerte", en lugar de ser una actividad demandante pero divertida, pasó a ser un riesgo innecesario y del cual inclusive quienes estaban mejor preparados confirmaron que a pesar de llevar mucho tiempo entrenando les resultó extenuante.

En mi vida he conocido mucha gente y he tenido la oportunidad de viajar por varios lugares y estas son algunas de las cosas que recordé que alguna vez escuché y creo son importantes con respecto al nivel de esfuerzo:


Si quieren expandir un poco más la información respecto a este tema les recomiendo leer:
   5 reasons I never tried crossfit:
   http://www.sparkpeople.com/blog/blog.asp?post=5_reasons_ive_never_tried_crossfit 

   Inside the cult of crossfit:
   http://www.menshealth.com/fitness/cult-crossfit/page/4

Etiquetas: , ,